Crea tus propias recetas

Recipe-Book A veces, lo que nos separa de llevar una dieta sana es la falta de orden sumada a alguna dosis de desconocimiento. Puede que ya estemos al tanto de distintos métodos para cocinar, recetas, ingredientes, etc. que nos ayudarán a llevar una alimentación más equilibrada, pero nos cuesta recurrir a ellas porque no las tenemos ni ordenadas ni a mano. En busca de ese orden en nuestra alimentación, en esta ocasión te mostraremos como puedes crear tu propio recetario de forma fácil y efectiva.

Lo primero será sentarse a escribir. Tómate un tiempo para recopilar todas las recetas, consejos y todo lo que quieras incluir en este libro: apuntes, recetas de la familia, post de blog que hayas ido recopilando... No necesariamente tiene que ser un recetario; puedes convertirlo en un horario o esquema alimentario para seguir en adelante.

También puedes añadir otras recetas de amigos que consideres sanas o investigar en internet para añadir contenido a tu libro, tú decides. Los siguientes puntos añadirán riqueza de contenido y variedad a tu recetario:

  • Hacer menús completos, para ocasiones especiales como el día de Navidad.
  • Elaborar una carta de sugerencias y posibilidades dónde se especifique qué ingredientes podemos variar por otros para dar un toque diferente o sustituirlos por problemas de intolerancia o alergias.
  • Hacer un apartado especial para ciertas intolerancias y dar pequeños consejos adicionales.
  • Indicar los alérgenos siempre que tiene un determinado plato.
  • Consejos a tener en cuenta para evitar la contaminación cruzada durante la elaboración de los alimentos e indicar medidas de higiene.
  • Sencillos trucos de cocina para mejorar los acabados de los alimentos o limpieza de enseres, por ejemplo.
  • Preparar recetas con alimentos de temporada.
  • Añade una sección acerca de cual es el mejor tiempo para el consumo de ciertos productos, propiedades de algunos alimentos...

No dudes en añadir fotos personales que marquen la diferencia, aunque si el recetario es para tí mismo quizás no sea del todo necesariom, pero siempre ayuda. No obstante, no te centres en incluir sólo imágenes del resultado final e incluye imágenes durante el proceso de elaboración de los platos pues ver el color de un sofrito o dar idea sobre el espesor de una masa ayuda muchísimo. Si se trata de contenido en formato "digital", añade también vídeos explicativos con los pasos fundamentales.

Una vez que tengas listo todo, habrá llegado el momento de agrupar y redactar los contenidos.

Aprender mecanografía te ayudará a copiar las recetas que vayas descubriendo o escribir las tuyas propias Gracias a esta herramienta conseguirás que tu libro o recetario tenga una disposición correcta.

Debes decidir también formato en el que quieras realizar tu libro. En el caso de formato físico, nosotros te recomendamos que utilices 22.9 × 17.8 cm, pues al ser apaisado será más cómodo para trabajar con él en la cocina.